jueves, 5 de marzo de 2020

Actual play de "Decisiones", aventura de Highspace

¡Qué agotador y a la vez tan placentero dirigir! En esta ocasión la aventura que les presenté a mis jugadores era algo que ya había dirigido pero para En la oscuridad. La diferencia es que no había posibilidad de meter a ningún alien asesino en un disco duro para después darle un cuerpo de mujer.

En esta partida pasé unas cinco horas increíblemente gratas con José Manuel, Luis y Ángel. Al primero lo conocía solamente de Mewe y aceptó mi oferta de reclutamiento. Había jugado en una ocasión anterior con Ángel (Los pozos de Brunnenburg, aventura de la que ya hablé en este blog) y creo que conectamos muy bien y me gusta mucho su compañía. Y qué decir de Luis, no dirijo ni juego igual si no está en mi mesa.

La aventura es original mía y la había jugando con anterioridad por telegram y al juego En la oscuridad. Son juego que sólo comparten que son scifi, pero aún así, era fácilmente adaptable. Además de haber corregido problemas de guión, aunque introduje otros. Espero que cuando la escriba sea más consistente. Al menos los jugadores no se dieron cuenta.

Los personajes empiezan en la nave Centinela en una misión para explorar el planeta Hadron. El que está a la cabeza del proyecto es Rubén Gao y es quien ha contratado a todo el equipo, incluyendo a los personajes jugadores. Sí, Centinela y Rubén Gao aparecen en la aventura "Centinela" de En la oscuridad, porque fue la aventura que quise dirigir cuando empecé en esto del telegram y la cambié tanto que ni se le parece, ¡la mía es mejor!

Como sabéis el planeta Hadron se ha confirmado como habitable y es un gran descubrimiento, aunque a mi parecer no es nada bueno teniendo cuenta su cercanía con el Imperio Strozi. El caso es que en esta aventura se dirigen hacia allí para preparar laboratorios móviles y campamentos científicos.

A unas 48 horas de llegar al planeta, Rubén convoca a toda la tripulación para celebrar la llegada al planeta. Da un discurso de agradecimiento y ofrece comida y bebida. La comida está envenenada con una neurotoxina y gran parte de la tripulación fallece. Los personajes aguantan como pueden y el médico es capaz de inyectarse adrenalina y localizar al resto para ayudarles.

Mientras se reúnen e intentan saber qué demonios ha pasado, descubren que Rubén Gao se ha fugado en una cápsula de aterrizaje con Lillian, una científica especialista en comunicación con alienígenas. Cuando quieren revisar la sala de mandos descubren que Rubén ha disparado a los oficiales y al capitán y ha puesto una marcha atrás de autodestrucción.

A los personajes no les queda más remedio que irse, tomar una de las cápsulas disponibles e ir al planeta Hadron. Allí resulta que hay un antiguo Instituto de investigación y que el planeta en absoluto era un descubrimiento. En el Instituto descubren que Rubén Gao y Lillian son descendientes de João Gao, quien fue investigador de ese centro. Estaba al cargo de una investigación donde torturaron a un ser alienígena llamado Madre. También torturaron y asesinaron a sus hijos.

Madre estuvo los 200 años desde que cerraron y evacuaron el Instituto hasta que llegan los personajes encerrada en un tanque, sedada por las condiciones biológicas del líquido en el que está sumergida. Madre se estuvo comunicando con Rubén y con Lillian para que se conocieran y convenciéndolos para que le ayudasen a liberarla.

Rubén no quería que descubrieran que Madre estaba allí ni iba a permitir que se supiese la verdad sobre su ancestro, por lo que hizo el plan genocida de acabar con una tripulación engañada para ocultar que iría a ese planeta a liberar a la alienígena. Pudo forzar a Lillian para que lo acompañase y para que hicieran todo juntos, como Madre querría.

La figura de Madre está en la aventura únicamente para forzar a los personajes a que tomen decisiones. ¿Qué hacer con un ser tan inmenso y poderoso que podría vengarse contra la humanidad? ¿La matamos? ¿La dejamos libre? Cuando escriba la aventura tendré que decidir las motivaciones concretas que tiene y no haber hecho como hoy que he preferido que lo que hiciese se condicionase a lo que sucedía a su alrededor, y a lo que los jugadores fueran sugiriendo/pidiendo.

Lo cierto es que han sido demasiado cautos cuando no era necesario y han estado constantemente buscando dobles sentidos, giros de guión y complicaciones inexistentes. Sinceramente es algo que me agota como directora de juego cuando jamás hago esos giros de guión o complicaciones. Mentalmente es agotador darles pistas para que se den cuenta de que sus hipótesis son incorrectas y es agotador reconducir las tramas para que no se vayan por las ramas. Lo peor es que todas mis partidas son bastante sencillitas en general. ¡La gente es muy enrevesada!

La aventura terminó en esta ocasión con Madre falleciendo, tras una intensa charla con el médico, interpretado por Luis. Los personajes cambiaron las condiciones de los filtros del agua donde estaba y queriéndola presionar, acabaron con "la primera y última de su especie". Una lástima.

El epílogo, por llamarlo de alguna forma, supuso pedir ayuda al Pandominio para que los fuesen a rescatar. Los rescató la Armada y los interrogó sobre lo sucedido explicándoles una versión oficial en la que Rubén Gao quería aliarse con el Imperio Strozi y acabó con la tripulación del Centinela, llevándose a Lillian como rehén. Como bien señalaron los personajes, estaban inventándose un problema internacional por querer ocultar a Madre. Cuando los personajes preguntaron por Lillian y Gao, el comandante Shepard simplemente les dijo que la versión oficial del Pandominio era que fueron masacrados por el Imperio Strozi.

La aventura fue intensa, pero también tuvo momentos muy divertido. Fue una gran experiencia el haber adaptado esta aventura a Highspace. ¡Y ahora estos jugadores quieren más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario