domingo, 17 de junio de 2018

Qué leo y qué opino de ello

Escribo esto como reflexión y porque se me pide muchas veces justificar mis gustos de lectura, así que es un ejercicio para ordenar mis ideas y menciono alguna lectura que han caído en mis manos en los últimos años. Tengo un registro en excel porque soy así de raruna y obsesiva (esto me ha dado un trabajo, no os riáis) así que lo tengo fácil para escribir esto.

He organizado mis lecturas en géneros (que si lo son o no propiamente dichos me importa poco) en varios palos: ciencia ficción, space opera, novela histórica...

Humor y humor absurdo

La elección de géneros ha ido cambiado en el tiempo. En el 2013 leí varios libros absurdos como Sin noticias de gurb porque soy de humor absurdo, aunque la tendencia fue pasar de ellos y centrarme en lecturas más serias. De lo último de humor (propiamente dicho) que leí está Gamusinos y Guía del autoestopista galáctico, que da nombre al blog. Son lecturas fáciles tanto de estilo como de digerir pero tan pronto como las lees tan pronto es que te olvidas de ellas. No obstante tiene elementos distintivos con mucho sabor y que marcan muy bien cada uno de ellos. Especialmente Guía del autoestopista galáctico SPOILER me encanta los creadores de planetas, la comunicación entre IAs así como la política galáctica.

Son libros cuyos elementos individualmente son interesantes y que juntos con el humor los hacen coherentes a pesar de ser irreales y absurdos. En realidad es una coherencia del escenario, no una coherencia de considerar que cada elementos es realista. Establecen bien lo que es posible o no en esos mundos. No detecto fallos de trama a pesar de la absurdez de todo.

Space Opera

Es un género que he descubierto que me gusta menos de lo que creía. Parece muy atractivo los mundos de fantasía en el espacio, pero adolecen de tópicos y su una narrativa muchas veces es poco elaborada. Poco elaborada en el sentido de la falta de coherencia y por los deus ex machina (cof cof trilogía La nueva república) que se sacan de la chistera cuando un plan enemigo es insuperable por los protagonistas, que acaban haciendo cosas épicas y heroicas que me cortan el rollo para lograr su objetivo.

Los personajes me resultan demasiado planos incluso en novelas con personajes tan potentes como los de El aprendiz de guerrero, porque se centran en la aventura y trama que tampoco es una maravilla, por querer elevar la dificultad de la resolución de conflictos para buscar un clímax apoteósico como las explosiones y CGI en el cine. Está bien para pasar el rato PIUM PIUM y ale, a dormir.

Terror

Puto Lovecraft. No es terror. Porque en su verborrea y tramas no hay nada que me infunda malestar o terror. Me da la sensación aunque parezca una cultureta de que los roleros están obsesionados con este autor y con Cthulhu porque no han cogido un libro de terror en su vida. Son monstruitos y sectarios que podrían protagonizar capítulos de Pesadillas. Sí, esa serie y libros que había en mi infancia y que ya de aquella ni me asustaban.

Tampoco es que sea una experta en terror pero hay relatos de Crónicas marcianas que me han dejado con muy mal cuerpo sin necesidad de introducir seres con aspecto reptiliano. Bueno, hay marcianos, pero en sí solamente son otra especie humanoide que vive en el escenario donde se desarrolla la acción, sin nada que intente ser terrorífico por sí mismo. En este caso este libro mezcla humor negro, crítica social y muchos más elementos. Pero la parte de terror ES terror.

Ciencia ficción

Una vez separado y alejada la space opera de aquí (porfa, no los pongáis juntitos que me hacen llorar), toca que hable de la scifi. Me gusta mucho no por ser futurista o querer introducir tecnología avanzada sino por sus temas. Hay mucho de existencialismo, de plantearse qué sucederá a continuación así como la libertad y desarrollo de las IAs. Son argumentos muy potentes muy bien llevados y planteados, con base científica que a pesar de que los autores te lo quieran explicar no se convierten en un ensayo. Son libros que abren mi mente y la desnuda. Es maravilloso.

Ojo, no todos los libros que he leído son así, pero es lo que más me gusta de ellos. Hay libros que meto aquí y otros los clasifican como space opera como sucede con la saga Ender o Dune, pero me parece que se parecen poco o nada a Starwars, que es lo que uso a nivel comparativo para saber si algo es space opera o no.

Novela histórica

La novela histórica es en general aburrida. Así, sin más. Pero a pesar de ello me gusta leer algún que otro libro. La media está en que lea un libro de novela histórica al año. Este año fue La dama del Nilo. Sus protagonistas están perfectamente definidos y te acompañan en un trama que suele comprender desde su niñez a su adultez donde tienen un papel definitivo y tragicómico.

La trama se adorna con el contexto histórico y social, describiéndote rituales y vestuario empleado, por lo que es interesante aprender de épocas desconocidas de la mano de gente que se ha documentado debidamente para ello (aunque no son infalibles y no hay que creerse el 100% de lo que te cuentan, ojo, consulte a su historiador más cercano). A pesar de que todo lo que te describen es interesante e incluso didáctico, esto solo hace que la lectura sea pesada. Al menos para mi. Llega a aburrirme si no avanzan en trama y en conflictos para el/la protagonista.

Para poder terminar estas novelas siempre tengo que alternarlas con lecturas ligeras. Tienen buenos comienzos y finales pero el desarrollo se hace cuesta arriba.

Investigación

En los últimos... ¿5 años? No he leído nada relacionado con investigaciones. Los libros sobre la resolución de un crimen me resultan una tortura. Me pasa con los videojuegos, juegos de rol... nunca sé qué hacer con las pistas y cómo poder vislumbrar quién es el responsable. En las series no me sucede porque vaya, piensan otros por mi y duran menos de una hora cada capítulo.

Recuerdo las novelas de Agatha Christie y la conclusión que sacar en su día: es mejor leer el principio y el final ignorando la investigación. El principio porque te sitúan en un escenario y el final porque la resolución del crímen es alucinante y no te lo esperas para nada. Como un bofetón en la cara.

Erótica

Me gusta leer fanfics eróticos y ver a mis personajes favoritos y no tan favoritos dándose «arrumacos», pero cuando los personajes me los presentan en la propia novela y tienes que leer todo lo que hacen o dejan de hacer me resulta hasta violento, porque no sé quien es esa gente ni me da tiempo a tener ningún tipo de vínculo con ellos. Especialmente escenas típicamente heterosexuales con las prácticas más tópicas y sin describir sentimientos o emociones. Cuando son explícitos en la descripción me produce hasta náuseas. Así que me quedo con mis fanfics y terminar de leer las entregas de Horizonte Rojo, que no me gusta dejar a medias una lectura que no me ha hecho tirar la toalla.

Fantasía medieval (y sucedáneos)

Es tan tópicas e infantil... da igual que pongas escenas sexuales, violencia o sangre que todo me resulta pueril. Sí, pueril. Es la clase de cosas que leía en mi adolescencia pensando que eran guays, que conseguían despertarme expectación. Cuando no tiene estas escenas la cosa tampoco mejora porque los autores acaban intentando lanzarte a la cara todas sus horas de worldbuilding. Las tramas son bastante flojas, los personajes ya manidos y se apoyan en clichés (por favor, dejad de meter enanos y elfos en las historias y sed originales).

Me repulsan tanto que huyo de este género, pero por desgracia me regalan libros o acabo comprando lo que escriben amigos o conocidos y ya me la han liado.

Capa y espada

Estoy leyendo un poco del género a nivel documental para jugar a rol y resumo este género como: broncas de taberna, gente buscando batirse en duelos bajo excusas de mierda, burdeles y prostitutas, un noble liándola y arrastrando a los personajes a un agujero negro, personajes heróicos y romances escritos según un hombre blanco heterosexual (su autor).

No tiene nada en especial, de verdad. Nada. Eso sí, están bien escritos. Los autores plantean muy bien cada escena y saben adornarla dando muchísima información sobre el escenario, como si fueses ciego en el cine y al lado tuvieses a alguien intentándote describir qué pasa. A nivel de narrativa me pareció que Peones y damas estaba genial, por ejemplo, pero como sucede con la novela histórica, los datos acaban haciendo la lectura pesada.

Los personajes aquí son planos. El bueno es bueno, el malo es malo, pero oye, que como elemento de género no está tan mal, los deus ex machina no son tan brutos como en la space opera (debería morderme la lengua aquí porque estoy empezando Los mosqueteros y ya me han chivado que los deus ex machina son cortarollos).



En fin, esto es todo lo que tengo que contar de géneros y de mis gustos literarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario