miércoles, 6 de junio de 2018

Aquí seguimos

Tenía esto un poco abandonado, no iba a ser menos, menudos mesecitos. Primero aguantar a gilipollas que me monitorizaban por no tener su propia vida y después el tema médico (estoy bien, como nueva en realidad), así que en el último mes he recuperado fuerzas. Participé en un concurso de relatos y cuando sepa algo compartiré por aquí los textos.

Uno de ellos me gusta especialmente por los cambios que realicé. Os cuento porque es gracioso: el texto original lo protagonizaba un tío que era torpe y cobarde que llegaba a orinarse encima del miedo. Era bastante despreocupado e inútil y mi amiga Alicia me dijo que no, que aquello no estaba bien, que era muy mal protagonista. Era un concurso para una publicación pulp así que bromeé diciendo que llega a ser una mujer y se acaba cargando todos los aliens y en vez de mearse le bajaría la regla. Nos reímos y ea, el texto ha quedado más que épico con "esto es mi Vietnam" como lema. Sí, el texto final ha usado el género de la protagonista como parodia del primer personaje. Los jueces no sabrán eso pero nosotras aún nos reímos.

La gracia de escribir estos relatos es que además hacía cinco años que no escribía nada. NADA. Esto es como cuando dices que vas a quedar para tomar un café con alguien y no pasa nunca. Nunca encontraba las ganas y el momento para escribir. Ni para escribir fanfics que se escriben solos (y la calidad de fanfiction es más bien baja...). Así que este año escribí una pequeña historieta de Frozen y esos relatos. Estoy animada a empezar una novela corta con guiños a mis obras favoritas y a la fantasía, pero con dinosaurios. Los dinosaurios me flipan.

En el rol la cosa sí flojea. Normal si las quedadas gallegas exigen moverse en coche. A ver si se organiza algo cerquita y puedo dirigir alguna de mis movidas. Tengo jugadores por discord así que la sequía se acabará en un plis.

Mayo fue el mes del rol a pesar de ello, me tocó en un sorteo la caja de inicio de D&D 5e, gané Ryuutama + Las cuatro estaciones en un concurso y me pillé la gama de productos de La vieja escuela (básico y suplementos, salvo el que está en euskera por motivos obvios). Lo que más ilusión me hizo fue el Ryuutama, ya había jugado en una pequeña campaña y era una compra segura. Escribí una ciudad para Bastión y tengo preparadas cosillas para darle caña. Es un juegazo.

Otro palo que quiero tocar en esta entrada es que a nivel de lectura estoy a full. Cuando termine La dama del Nilo habré leído 12 libros este año. Es un poco trampa porque aquí hay novelas cortas, pero que vaya, que en las estadísticas no va por tamaño de libro sino por ejemplar independientemente de su formato. Es el año en el que he leído más obras en físico y escritas por mujeres. Nunca creería que hubiese tanta diferencia entre textos de autores y textos de autoras. Se nota, sí. Quizás el desarrollo e interacciones entre personajes me resulten más reales y trabajadas. Es una gozada.

He conseguido que gente de mi entorno se anime a leer también. Les gusta mis recomendaciones y además en esto soy muy estricta: prefiero no recomendar que meterle a alguien a la fuerza un libro porque me guste.

Mis próximas lecturas serán Orgullo y prejuicios de Jane Austin (es gracioso porque estuve hace un par de años delante de su casa-museo en Bath) y después Orgullo y prejuicios y zombies, porque me dijeron que es gracioso ver el contraste y conocer la historia original. Las pelis luego: los libros son mucho más profundos y los personajes están mejor desarrollados (como os habréis dado cuenta es para mi importantísimo).

¿Qué más? Ah, sí, en esgrima me va bien. Ahora con la medicación he mejorado mis marcas y espero que en el próximo encuentro de liga pueda clasificarme con ambas armas (necesito ganar 2 combates en poule para que no haya dudas al respecto).

Y esto es todo, supongo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario