jueves, 30 de noviembre de 2017

Habemus blog

Buenos días, tardes o noches, según cuando lean este mensaje. Soy Nebilim, conocida por mis escritos en el blog Bastión Rolero y por mi colección de rol gratis en G+. Este blog estará centrado en la ciencia ficción (espero que hayáis pillado la referencia del título, de no ser así, os recomiendo el libro Guía del autoestopista galáctico) y en los juegos de rol.

¿Y quién es Nebilim? Detrás de Nebilim estoy yo, Mariola. Una "chiquilla" de casi 26 años graduada en Ingeniería de Recursos Mineros y Energéticos por la Universidad de Vigo y que dentro de unos meses (si todo va bien) será Ingeniera de Minas. En vuestras cabezas esto sonará más o menos como "graduada en blablabla de blablabla" y es exactamente lo que soy, una persona con un título larguísimo que en el mercado laboral español no se comerá un rosco.

Después de soltaros esa información para presumir un poco de mis estudios, voy al grano: soy una friki. Casi nazco con una Gameboy debajo del brazo y Nintendo fue una parte muy importante en mi infancia y adolescencia. Soy una niña que sufrió bullying en el colegio y que tuvo problemas para integrarse con sus compañeros hasta llegar a la Universidad. Como buena friki me gustan los juegos de rol (y no he matado a nadie, señores de RTVE) y practico Artes Marciales Históricas Europeas (HEMA), ¡quiero ser la mejor guerrera de toda Galicia! En el pack frikil también entra la ciencia ficción y Starwars.

Empecé en el rol cuando tenía 17 añitos y en la ciencia ficción di el salto unos 5 años después de aquello, tras el empacho de fantasía medieval que sufrí al intentar leer libros como Campeón Eterno (¿os suena Elric de Melniboné?) y tras un maratón televisivo del Señor de los Anillos. Nunca más, vaya.

La ciencia ficción para mi era algo nuevo, fresco y original. Era todo lo contrario a los libros de fantasía medieval (tolkeniana especialmente) y ya no había reglas absurdas como que los enanos y elfos se llevaban mal por alguna razón que a veces es igualmente absurda.

Mi primer libro fue Dune. Por eso soy la primera que opina que no es un buen libro como primer contacto con la ciencia ficción, a pesar de haberme encantado (en realidad no, era curiosidad y perderme en los pensamientos de Paul). De hecho, me leí los dos libros siguientes terminando con la trilogía de Dune (Dune, El mesías de Dune e Hijos de Dune) aunque el cuarto pudo conmigo y ni lo llegué a terminar.

De Dune salté a libros tan típicos como Starship Troopers que a pesar de ser una novela seria me la tomé con mucho humor. Me habían avisado ya que la película parodiaba ese libro que intenta convencernos de que la guerra es necesaria. Lo siento, señor autor, pero sus argumentos me dan la risa, entiendo que le moleste que nos riamos de su ideología.

Lo siguiente fue la Saga Ender. El juego de Ender es para mi el mejor libro para empezar, porque lo tiene todo: es misterioso, es profundo, tiene buenas dosis de acción y un final maravilloso. Lástima que los siguientes fueran leer mierda misógina y religiosa. A pesar de todo, saco de la obra de Orson Scott Card muchas cosas buenas como la Descolada y sus orígenes, así como los no-adorables pequeninos. Mi hermana insiste que le de la oportunidad a la Saga de la sombra de Ender, centrada en otro de los niños que aparecen en El juego de Ender pero paso muy mucho de ese autor, juas.

Otros libros que leí fueron las trilogías La nueva República (también llamada saga Thrawn) y la de Mass Effect (escrita Drew Karpyshyn). La primera es la historia tras la trilogía original de Starwars protagonizada por el Almirante Thrawn, el Gary Stu del autor, que solo falta que adivine el número de la lotería. No es que sea el protagonista pero lo parece, porque aunque Luke Skywalker es el verdadero protagonista, es para mi el que sobra de toda la trama. La segunda trilogía que menciono está basada en los videojuegos Mass Effect y si eres fan de ellos su lectura es obligatoria: novela ligera genialmente ambientada y con muy buen ritmo. Una maravilla, vaya.

De lo último que ha caído en mis manos son Horizonte Rojo, La mano izquierda de la oscuridad (gracias Lau por enseñarme lo qué es el Hopepunk) y El aprendiz de guerrero (y motivo por el cual en twitter uso el apellido McMaster). Todos escritos por mujeres. La sexualidad está bien integrada con la obra y sus personajes y tramas me recuerdan una vez más porque me gusta tanto la ciencia ficción. Muchas gracias compañeras.

Os dejo una confesión final: también le estoy dando a la novela histórica y estoy terminando de leer Shogun. Es un pedazo de libro pero hay que echarle valor.

Con respecto a rol, empecé en una campaña de fantasía medieval creada por el Director de Juego y que todo tenía cabida en ella: personajes de One Piece, invocaciones del Final Fantasy y a mi como acoplada. No les caía demasiado bien, pero un amigo en común me consiguió una plaza en esa mesa de juego. El sistema era una adaptación muy cutre del sistema narrativo de Vampiro y de Mundo de Tinieblas pero aún así, lo llevo en mi corazón, ¡viva el contar éxitos!

Mi segunda campaña fue a Anima. No me gusta jugar con una calculadora al lado y entre eso y los subsistemas que tiene para marcarte un Naruto, es un juego que solo recomendaría a mi peor enemigo. La campaña era ir de punto A a punto B porque el Director de Juego, novel, nos decía que fuésemos. No conocer el sistema, encuentros aleatorios desnivelados y mi capacidad de pifiar hizo que ningún personaje durase más de dos partidas y me desencantase todo. Un desastre, vaya.

El grupo se rompió mientras yo estaba en Toronto estudiando inglés, con una beca de la Xunta de Galicia (ay, cuando había dinero tenían para derrochar en estas cosas) y al volver me encontré sin grupo de juego. Me metí en internet y acabé en un blog que tenía mi colega Dorsai donde compartía manuales y manuales en descarga. Gigas de manuales en un ejercicio de diógenes digital que me hizo caer en la comunidad del sistema de rol Rápido y Fácil donde jamás causé simpatía pero que pude ser jurado del primer concurso de ambientaciones, que sino recuerdo mal ganó Kuranto cuando mi favorito era Historias de Darakkia. Escribí un par de artículos en Fanzine Rolero y saltaba de blog en blog que había en la Red de Rol. Buenos años. Conocí mucha gente y formamos una gran comunidad en G+. ¡Incluso asistí a mis primeras jornadas roleras en A Coruña!

Fue en el chat de esa comunidad en el que sufrí acoso sexual por uno de los compañeros de Fanzine Rolero y escritor de rol. Se ganó mi confianza durante un año, con la excusa de que le ayudara con sus escritos y artículos y fue poner una foto mía en mi perfil, a mis 21 años, y echarse encima como un perro en celo. Insistía en que fuésemos pareja y quería mostrarme "su colección de rol" por la webcam. Él dice que fui yo la que lo sedujo, pero no es él quien tuvo miedo de topárselo en la calle, después de todo era él quien se ofrecía a visitarme en persona y tenía medios para hacerlo. Entre ese gilipollas y el baboso que me vino con regalos en unas jornadas, estuve meses sin volver a jugar a rol en persona. Eso me permitió probar a jugar a rol por hangouts y skype.

Tras la caída de Encuentros Aleatorios, un blog comunitario que me molaba mil, fundé Bastión Rolero con otros bloggeros que eran fans o que estaban interesados en unir fuerzas para crear un blog de rol atemporal y de calidad. Creo que lo hemos conseguido. Al menos estoy muy orgullosa de él. La cosa no fue bien al principio y siempre agradeceré la labor de José Manuel Real, quien tomó las riendas y levantó el blog, siendo responsable de lo que es actualmente. Ahora las riendas las llevo yo y espero que siga siendo el blog genial que es (y en el que todos vosotros estáis invitados a colaborar).

Con respecto a juegos y demás, soy muy fan de 3:16 Masacre en la Galaxia pero me niego a dirigirlo o a jugarlo desde que sé que tras su editorial hay un caso de explotación laboral. Tengo el EXO pero odio su sistema (ya os pondré por aquí mis avances en adaptarlo para el sistema Rápido y Fácil) y mi juego favorito es Marte Satánico, que es también a lo último que he dirigido. En un futuro colgaré la lista de juegos jugados y dirigidos para daros un poco de envidia.

¿Por qué este blog si está Bastión Rolero? Porque el ritmo y temática de Bastión no se ajusta a todo lo que quiero contar. Quiero hablar de libros de ciencia ficción, de mis sentimientos, de mis ideas y de mis adaptaciones roleras. Necesito un espacio para que toda "mi mierda" esté junta en un lugar y sea fácilmente consultable. Esto no significa, ya que algunos se han preocupado, que deje Bastión, ¡ni hablar! ¡Es mi segunda casa! esta sería la habitación de un hipotético piso de bastioneros y de gente guay en general.

Ufff, ¡he escrito un porrón! ¡os estaré aburriendo! creo que lo voy dejando aquí y así en futuras entradas podréis conocerme un poquitín mejor, ¡gracias por leer esta parrafada!

3 comentarios:

  1. Guau, menuda introducción. 👍
    Estaré atento a este blog. Tengo curiosidad por leer tu reseña de "Shogun".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El blog es de scifi así que no voy a hacer reseña de Shogun en absoluto...

      Eliminar
  2. Ya te has ganado un lector por auqí :3

    ResponderEliminar